Soñar con Dios

No falta quien un buen día sueña con Dios y lo interpreta como una visión. Sin embargo, parece ser que Dios no se aparece en sueños, así que el sueño podemos interpretarlo en clave psicológica, como el resto de sueños. Descubre en nuestro diccionario de sueños todos los significados relacionados con soñar con Dios.

La felicidad de soñar con Dios

Al margen de si eres creyente o no, Dios puede aparecer en tus sueños con el mismo simbolismo que para un creyente. La imagen divina representa la bondad y por eso la interpretación de este sueño está muy relacionada con tu paz interior, con tu equilibrio emocional. Todo depende de las sensaciones que te transmita el sueño.

Si al soñar con Dios experimentas una sensación de plenitud, puedes considerar este sueño como un buen presagio, no solo a nivel interior, sino también en el plano material. Soñar con Dios indica muchas veces que se avecinan buenos tiempos en tu economía y muchas satisfacciones en tu vida laboral.

Si sueñas que estás rezando o hablando con una imagen de Dios, también es síntoma de felicidad. Este sueño aparece en un momento de satisfacción vital porque te gusta cómo eres y porque estás siendo fiel a tus valores. Si sueñas con Dios, es que estás en paz contigo misma.

La desdicha de soñar con Dios

Pero todas las interpretaciones de este sueño cambian a un sentido negativo si en el sueño no te sientes bien, si te sientes intranquila o incluso angustiada. Incluso para las personas no creyentes, Dios es un símbolo de poder. Dios te juzga y tú te sientes culpable en este sueño porque estás escondiendo algo de tu vida.

También puede ocurrir que sueñes con dios por un complejo de superioridad. La arrogancia que impones en tu vida, la prepotencia con la que tratas a los demás, te será devuelta en forma de desastres en tu vida personal y laboral. Así que si sueñas con Dios, será mejor que busques dentro de ti todos esos sentimientos positivos que puedas tener dentro.

En todo caso, soñar con Dios puede servir como un ejercicio de reflexión personal. ¿Estás actuando correctamente?. Tal vez Dios ha venido en sueños a pedirte un cambio, un nuevo giro en tu vida. Y eso siempre es una buena noticia por la cantidad de oportunidades que se te ofrecen.

Deja tu comentario o experiencia